martes, 6 de febrero de 2018

Cicloturismo por San Martín de Montalban

Una ruta que parte desde San Martín de Montalbán y que define a la perfección el concepto de cicloturismo.

En el margen izquierdo del curso medio del río Tajo, una llanura ondulada previa a los montes de Toledo, encontramos unas tierras que respiran historia desde tiempos prehistóricos.

Puente romano
En un espacio tan pequeño podemos encontrar restos muy importantes y muy distanciados en el tiempo como son un dolmen prehistórico, un puente romano, una ermita visigoda y un castillo templario.

Powered by Wikiloc


La ruta parte desde la localidad de San Martín y se dirige evitando fincas privadas hacia el río Torcón que lo salva y recorre aguas abajo por su margen izquierda por un sendero que puede costar seguir, pero que bien merecerá la pena seguir su rastro para llegar hasta el puente romano de la canaleja.
Ermita de Melque
Volviendo sobre nuestros pasos y en busca del punto más alto de la jornada, tocará descender (previo cruce algo peligroso de la CM-401 hasta la vaguada de uno de los múltiples arroyos que bajan de los montes.

Allí encotraremos el despoblado de Jumela, una ermita abandonada con una torre cuadranular que nos recibe con su esplendorosa silueta.
Despoblado de Jumela
Toca ahora cruzar de nuevo la carretera regional para ir a las casas de Ripas, muy próximas al arroyo del mismo nombre donde encotraremos una necrópolis con formas antropomorfas. El camino hasta este punto será cómodo. Pero en adelante, las ondulaciones serán más agresivas.
Tumbas antropomorfas
La Cañada real segoviana vertebrara la ruta ahora hasta la ermita visigoda de Melque, donde la visita es obligada. Y si nos queremos complicar a vida, buscar por sus alrededores algunas de las presas romanas que rodean el entorno pero que están casi desaparecidas.
Presas romanas
Tomando el carreterín que une este punto con la carretera CM-4009 nos dejará en la intersección donde seguiremos de frente hasta llegar a una cadena que nos impide el paso para llegar al Castillo Templario de San Martin. Pero que salvaremos con cautela siempre y cuando no sea periodo de anidación de águilas (febrero a mayo).
Castillo de San Martín
Un paseo por su interior y asomarse con mucha precaución al precipicio sobre el Torcón nos hará sentir siminutos.

Volviendo a nuestras monturas solo queda visitar el dolmen prehistórico en un rápido descenso que luego deberemos deshacer ya con las fuerzas muy mermadas y que nos dejará a tan solo un par de kms de nuestro punto de partida.
Dolmen

No hay comentarios:

Publicar un comentario