jueves, 5 de octubre de 2017

Acantilados y calas de Benitatxel

Aprovechando las fiestas de nuestro pueblo hicimos una breve escapada a Alicante. La razón principal era la visita a nuestro pueblo hermanado de Aspe. Pero como a verdadera debilidad de los que vivimos en el interior de la península es la costa, decidimos visitarla un poco antes.

Tras preguntar a nuestros hermanos alicantinos y escuchar diversas recomendaciones, decidimos viajar hasta la costa alicantina, muy cerquita el cabo de la Nao (la nariz de España). Con la furgo haríamos noche en la escondida cala Moraig que pertenece al termino municipal de El Poble Nou de Benitatxel.

Este enclave se sitúa a los pies de la megalómana urbanización La Cumbre del Sol. Al llegar por la noche no fuimos conscientes de la aberración de esta urbanización en tan peculiar enclave natural.

La noche fue tranquila y despertamos con la salida del sol. La furgo bien ubicada a tan solo un par de metros de la costa nos permitió disfrutar de un precioso amanecer acompañado de un hipnotizante olor a café.

Powered by Wikiloc


Los rayos del sol nos permiten por primera vez divisar la belleza del enclave. La playa de la cala Moraig a nuestra izquierda cede la visión a una especie de pared que es la falla Moraig y de la cual observaremos su monumentalidad más avanzado el día.

Tras el desayuno, y cambiar la furgo al parking, nos pusimos las botas de patear e iniciamos nuestro recorrido de hoy. Antes de ponernos en el lugar de inicio debemos visitar la Cueva de los Arcos, de muy fácil acceso. Tiene este nombre por que está formada por tres arcos, dos de ellos abiertos al mar y que merece la pena visitar.

Un poco más arriba, ascendiendo por la carretera del 23% que da acceso a la playa donde nos ubicamos, sale un corto sendero que nos dirige a la impresionante falla de Moraig, más de 100m de pared vertical que cae directo al mar. Impresionante la imagen que nos regala este peculiar aparatdo de la costa alicantina. Al otro lado de la cala, en su cara norte, podemos imaginar otra pared que que pertenece a la misma falla que creó esta cala.


Abandonando el sendero y volviendo sobre nuestros pasos, regresamos a la carretera del 23% hasta ascenderla por completo e iniciar el verdadero recorrido de hoy.

El sendero de los ancantilados, es de tan solo 3km, por un camino que se estrecha a medida que avanzamos y que nos dirigirá a otra cala escondida, la de Llebeig, usada antiguamente por contrabandistas y donde existe un pequeño caserío.

En el camino nos encotraremos tres cuevas de pescadores y un paso por un pequeño túnel que ha formado un derumbamiento.

Las vistas son sepectaculares mires por donde mires. Incluso el acantilado se vuelve voladizo a modo de techo. La ladera que cae a la izquierda de nuestro recorrido tiene pendiente, pero no es tan expuesto como para ser peligroso.

A medida que nos acercamos a la cala Llebeig la vegetación aumenta y nos agrada con una sombra que agradecemos.

El primer contacto visual con la cala nos obliga a descender bruscamente hasta nivel del mar.

Un pequeño descanso para retomar el aliento y relajarnos con el mar.

Ahora quedan dos opciones, desandar el camino o introducirnos por el Barranco de la Viuda que es el culpable de esta cala. Decidimos adentrarnos por el mismo trazado del propio barranco. Que gana vegetación y cambia por completo el paisaje.

SI seguimos las indicaciones llegaremos a Puerto de Moraira, pero nos desviamos a la derecha para salir hacia la urbanización de La CUmbre del Sol.

Un largo ascenso y otro tanto descenso por las asfaltadas calles nos hacen ganar tiempo pero perder la belleza natural, aunque no arquitectónica.

Llegaremos al punto de partida donde aun tenemos dos opciones más de visita. Los miradores de las calas Moraig y Testos; y el descenso del Barranco del Infierno.

Visitaremos los dos miradores partiendo desde un camino que sale una pequeña explanada, un corto paseo adecentado para cualquier persona.

A la vuelta, regresamos a la misma explanada desde donde sale la senda del Barranco del Infierno. Un trazado corto pero abrupto, expuesto a desprendimientos y que traza el camino por el propio barranco, por tanto con un piso muy irregular.

Cuando obtenemos contacto visual con la cala de Testos aparece el primero de los tres destrepes que son obligados a realizar con la ayuda de una cuerda si queremos llegar hasta la playa. El primero es el más sencillo, ganando dificultad a cada paso, siendo el tercero el más largo y con más volado.

Oye a tu confianza y sentido común. Si no te vez capacitado no te obligues a bajar. Las vistas desde el primer destrepe también merece la pena.

Si decides continuar te encotraras con una cala nudista de bolos. Disfrutala si puedes. Si no, tiene un paso a la derecha que bordea el acantilado. Este sí que es ahora expuesto y debemos extremar la precaución. Encotraremos una pequeña cueva y un poco más alante una plataforma que se adentra en el mar.

Tocaba dar media vuelta y subir por las cuerdas hasta el barranco y desandar los pasos hasta la carretera del 23% para buscar el chiringuito donde recuperar fuerzas y líquidos para esta completa mañana.

El traslado a la cala el charco de Villajoyosa se vio truncada en el paso por Benidorm donde una visita a amigos y familiares modificó el plan de ruta.

Al día siguiente sí se visitó dicho lugar, playa adecentada para perros y que no acompaña mucho al baño de sus dueños.

Finalmente desconectaríamos la costa para adentrarnos en el interior donde nuestro hermanos aspenses nos recibieron con calor y alegría haciendonos sentir como en casa.

Powered by Wikiloc


De su carrera de mtb, mejor no hablar, solo decir que 33km con 800m de desnivel y un 90% de senderos sorpredieron muy gratamente a toda la expedición torrijeña que allí nos congregamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario